ES EL ROCK ROCK ROCK EN MI FORMA DE ANALIZAR



Por Leo Aguirre

Columnista Especial

De un tiempo a esta parte se ha vuelto moneda corriente escuchar que el rock vive un presente deslucido, una crisis terminal. Desde que Elvis sacudi√≥ la cadera y le cambi√≥ la cara al siglo XX con un nuevo lenguaje se dio por sentado que este fen√≥meno cultural, que articulaba aspiraciones y vivencias de la juventud, seguir√≠a evolucionando indefinidamente. As√≠ fue como avanz√≥ a toda velocidad vali√©ndose de la electricidad (la gran met√°fora del siglo XX), la literatura y la tecnolog√≠a, alumbrando varios g√©neros y t√©cnicas de creaci√≥n que llevaron a pensarlo como un camino virtuoso de liberaci√≥n, innovaci√≥n y cambio. Pero de repente algo cambi√≥ y la evoluci√≥n del rock se detuvo. Entre la ubicuidad que traen los ringtones y el mp3, la recreaci√≥n de g√©neros que ya han sido ejecutados, la mercantilizaci√≥n que lo ha normalizado y los cambios de paradigma el rock se transform√≥ en una simple puesta en escena de sonidos ya escuchados y recuerdos a veces ni siquiera vividos. 
Alejado de los estudios de grabaci√≥n el rock tiene en la cr√≠tica cultural un costado donde es activo, provoca controversias y abre nuevos pensamientos, como antes sol√≠an hacer los artistas. Desde √°mbitos acad√©micos varios autores han puesto al rock en un mismo nivel con Marx y Foucault para realizar el abordaje te√≥rico de sus objetos de an√°lisis. Greil Marcus, Simon Reynolds y Diedrich Diederischen, por ejemplo, han editado libros que realizan lo que los Beatles o Dylan realizaban con sus instrumentos. Y as√≠ como en sus a√Īos de esplendor el rock cobijaba diversos estilos igualmente interesantes, estos tres autores se las ingenian para abordar con estilo propio la cr√≠tica cultural con un pie en el rock.
El norteamericano Greil Marcus es un ejemplo de c√≥mo lo aprendido en los √°mbitos acad√©micos, es graduado en Ciencias Pol√≠ticas, se puede aunar con el rock. Cr√≠tico y columnista de Rolling Stone, Marcus se ha valido de ambos mundos en libros cl√°sicos como “Mystery train” (1975), donde ubica al rock en el marco de los arquetipos culturales norteamericanos, y en su obra cumbre “Rastros de carm√≠n” (1989), donde examina las conexiones filos√≥ficas entre los Sex Pistols y varios movimientos como el situacionismo y concluye que el punk rock es un fen√≥meno cultural transhist√≥rico.
En su libro “El basurero de la historia” (Ed. Paidos), una colecci√≥n de ensayos editado en 1995 y con reciente edici√≥n en espa√Īol, Marcus postula que en las idas y vueltas de la historia, donde hay negaciones y olvidos que no son inocentes, los sentidos reaparecen cuando menos se lo espera. Ante esto, la tarea del cr√≠tico cultural es reactivar esas demandas insatisfechas del pasado hurgando en el basurero de la historia y rescatando eventos hist√≥ricos, trat√°ndolos como acontecimientos culturales, y viceversa, y multiplicando las suposiciones sobre los mismos. En la Generaci√≥n Beat, las canciones de Dylan, en el bluesero Robert Johnson y la masacre en la Plaza de Tiananmen Marcus descubre las historias incluidas en esos momentos culturales y muestra c√≥mo a trav√©s de la lectura de esas verdades nos situamos en la historia y en el mundo. Luego de esto concluye que la historia no existe nada m√°s que en un pasado relegado, tambi√©n est√° con nosotros; si no lo reconocemos nuestro futuro ser√° tan estrecho y pobre como nuestro sentido actual del pasado.
Con un a√Īo de demora llega la versi√≥n en castellano de “Retroman√≠a. La adicci√≥n del pop a su propio pasado” (Caja Negra) del ingl√©s Simon Reynolds, un l√ļcido an√°lisis sobre la obsesi√≥n de la cultura pop por mirar su pasado y revivirlo. El ingl√©s, graduado en Historia, hizo su nombre en el semanario musical Melody Maker y forj√≥ un estilo deudor de pensadores franceses que supera los an√°lisis lirocentristas (el sentido est√° en la letra) y sociol√≥gicos (la obra es resultado de una cultura) para enfocarse en la materialidad sonora, con el que abord√≥ temas tan diversos como la cultura de la droga y la problem√°tica del g√©nero.
En esta ocasi√≥n toma la cultura pop (la cultura de masas, que incluye al rock y todos los consumos culturales del capitalismo, opuesta a la “culta”) y se pregunta si por la obsesi√≥n de reciclaje no se ha llegado a un punto del que s√≥lo podr√°n emerger copias desabridas. As√≠ es como realiza un rastrillaje de lo retro en la m√ļsica (reedici√≥n de estilos y discos), la moda (estilo "vintage"), el cine (reediciones en 3D) y confirma que, como nunca antes (reciclar el pasado no es nuevo), hay una mirada obsesiva del pasado y sus artefactos culturales. Esta post-producci√≥n, que es ir√≥nica y referencial sin ira o subversi√≥n, deja en un segundo plano la producci√≥n y pone en riesgo la antigua idea del artista y sus obras como un monumento al futuro. Esto genera hiperstasis, la sensaci√≥n de disfrutar una obra pero, a la vez, sentir el vac√≠o de no encontrar novedad. A pesar de esta falta de v√©rtigo que produce enfrentarse con lo desconocido concluye que a√ļn hay esperanzas de que la cultura pop que pueda dar cuenta de esta nueva era de exceso de data.
El cr√≠tico cultural, periodista de rock y curador alem√°n Diedrich Diederischen, uno de los pensadores m√°s interesantes de la √ļltima d√©cada, es otro de los autores que rockea desde sus p√°ginas. El pensamiento del alem√°n, que comenz√≥ su trayectoria en la revista de m√ļsica Sounds y actualmente dicta clases de Arte Contempor√°neo, pivotea entre la filosof√≠a y la cultura pop, tal como lo demostr√≥ en la colecci√≥n de ensayos “Personas en loop” (2005), donde disecciona la cultura pop a partir del an√°lisis de figuras medi√°ticas como Britney Spears.
Ahora es el turno de una nueva colecci√≥n de ensayos, “Psicodelia y ready-made” (A. Hidalgo), en los que, partiendo de las ideas de fil√≥sofos como Walter Benjamin, que postula que los sujetos procesan sus experiencias por medio del arte, reflejando en √©l su situaci√≥n social e hist√≥rica, se detiene en episodios concretos de la historia de la cultura y las vanguardias art√≠sticas, aparentemente destinados al olvido, para echar luz. Es as√≠ como se suceden l√ļcidas observaciones sobre las relaciones que la m√ļsica estableci√≥ con las ciudades a lo largo del siglo XX, la relaci√≥n entre la pornograf√≠a y el pop, entre otras; las aborda desde el presente, resignific√°ndolas en funci√≥n de las ideas de futuro que encerraban en ese entonces. Luego de leer estos ensayos queda claro que todo aquello que forj√≥ la identidad de los sujetos en el pasado guarda en s√≠ un horizonte de futuro al que se puede volver retrospectivamente para encontrar los modos de imaginar el porvenir, prestando especial atenci√≥n a las relaciones que establecen con las manifestaciones art√≠sticas del presente y la industria cultural.
Seguramente leer alguno de estos libros, tres variaciones de abordaje a la cultura y nuestra cotidianeidad, generará lo que muchos discos ya no logran: la demanda y el desconcierto inicial dan paso a una satisfacción gradual y, finalmente, llega la recompensa del goce movilizador. Lo que no es poco en estos tiempos de inmediatez y apatía.

DISCOS RELACIONADOS
Bob Dylan “Infadels” (83) El trovador americano regresa a un sonido cl√°sico luego de su etapa cat√≥lica. En este disco se puede apreciar aquello que Greil Marcus rescata que las historias de Dylan: van al pasado y regresan con un nuevo espesor. Vi√Īetas sociales, poes√≠a y canciones de amor dan forma a un cl√°sico olvidado.
Ariel Pink’s Haunted Graffiti “Before today” (10) A pesar de reciclar estilos del pasado, el californiano es uno de los artistas favoritos de Simon Reynolds. Luego de a√Īos de grabaciones caseras se decidi√≥ a grabar en un estudio y edit√≥ esta obra cumbre del “retrolicious”. Sonidos del ayer pero con melod√≠as irresistibles y canciones atrapantes.
Talkingh Heads “Talking Heads 77” (77) El debut de la banda de David Byrne dejaba entrever, detr√°s de la energ√≠a punk, la habilidad del grupo para forzar los l√≠mites de la canci√≥n y su dominio del pop. La pluma de Byrne brilla en canciones como “Don’t worry about the government”, utilizada por Diederischen en su an√°lisis. 


Comentarios

Entradas populares