RESEÑAS NE: DAMAS DEL CRIMEN. Hoy: María Inés Krimer.

Por Gastón Intelisano
@GIntelisanook
-Exclusivo para NE-

Conocí a María Inés Krimer en la primera edición de BAN!, el Festival Internacional de Novela Policial de la ciudad de Buenos Aires.  Ella, al igual que yo era una de las invitadas y en nuestro primer encuentro, quien nos presentó, me dijo:
-Ella también tiene un personaje que vuelve a estar en cada novela. Se llama Ruth Epelbaum-
Tome nota mental. Por ese entonces, yo había publicado mi primera novela, Modus Operandi y me interesaba conocer a otros autores argentinos del género policial.
Sangre Kosher es el primer caso de la detective judía creada por Krimer. Ruth es una mujer de mediana edad, que luego de dejar el archivo donde trabajaba, se muda desde Paraná a Villa Crespo. Su prima Lea la pone en contacto con un personaje muy especial llamado “Chiquito” Gold, un joyero desesperado que le encomienda encontrar a su hija, desaparecida desde hace varios días. Este será su primer caso, y no estará sola. Al igual que Sherlock Holmes tenía a su Watson, Ruth cuenta con Gladys. Su empleada doméstica cuenta con conocimientos de investigación criminal, gracias a su marido, un policía que integra la división Científica.
Ruth es diferente a otras heroínas del policial. Es creíble, simple y va construyendo su personalidad como investigadora con cada decisión que toma en este caso. Un caso que la lleva a lugares oscuros y a tener contacto con personajes peligrosos que pondrán a prueba el valor de esta mujer decidida a conocer la verdad y encontrar a la joven desaparecida.
En Siliconas Express, su segunda novela protagonizada por Ruth, se mete de llano en el mundo de las cirugías plásticas, y un crimen que convulsiona ese mundo tan frio, aséptico y perfecto.

Esperando Sangre fashion, el nuevo caso de Epelbaum, recomiendo la lectura de sus dos novelas previas, que confirman que el policial no es solo cosa de hombres.

Comentarios