Novedad Editorial Septiembre 2014: B DE BOLSILLO: Especial de Primavera con GABRIELA MARGALL

LA PRINCESA DE LAS PAMPAS
Romántica – Histórica
Entre 1851 y 1852, el gobierno del Restaurador llega a su fin. El corazón de Buenos Aires es Palermo, donde Juan Manuel de Rosas dirige hasta los deseos de su hija Manuelita mientras resiste los embates de una oposición cada vez más organizada. En “La Inglesa”, la estancia de los Evans, palpita otro país: el de la cría de mansas ovejas, el de un corazón unitario que participa secretamente en la resistencia, el de la convivencia armónica entre criados y patrones, el de un amor que no puede ser dicho y que deberá, como la patria, tomar otro destino.
Pablo Evans renuncia a sus sueños para sostener la estancia familiar, pero no renuncia al sueño de luchar por la patria que quiere.
A su lado, Magdalena, una hermosa mulata de ojos claros, criada por los Evans como si fuera una hija más, enfrentará a los Colorados del Monte, desafiará todas las convenciones de la época y encontrará, casi por sorpresa, su verdadero amor. En su travesía, irá develando su verdadero origen. Gabriela Margall pinta un fresco extraordinario de una época violenta, decisiva.
Un escenario perfecto donde se gestan tanto la historia grande como la cotidiana, la secreta. Esa que se borda en la intimidad de las cocinas, las tertulias, las alcobas y las almas.

LA HIJA DEL TIRANO
Un amor que resiste al tiempo
PRINCESA DE LAS PAMPAS II
Romántica – Histórica
En esta extraordinaria novela –la continuación de La princesa de las Pampas- Gabriela Margall nos muestra cómo la fuerza del amor supera la turbulencia de los tiempos revueltos.
A comienzos de 1852, cae finalmente el gobierno de Juan Manuel de Rosas. Mientras que el Tirano viaja al exilio, los expulsados del antiguo régimen regresan a Buenos Aires. Sin embargo, muy pronto, la esperanza de una patria pacificada, libre de violencias y venganzas, se dará de bruces contra la realidad: peleas, insurrecciones y luchas fratricidas parecen no tener fin. Los Evans transitan las calles porteñas. Como muchos,  han esperado con ansias esta liberación. Pero este nuevo tiempo les traerá incertidumbres y dolores profundos. No solo se juega el destino de la Confederación: es la marea de la vida que viene a cobrarse viejas deudas, a agitar los días y las noches de los que fueron habitantes de “La Inglesa” y hoy no terminan de adaptarse a los ritmos de la ciudad.
Los tiempos han cambiado, sí. ¿Pero fue para mejor? Magdalena Ortiz de Rozas, Pablo, Laureana y Valentina Evans, Marcos, Carmelo Villafañe resistieron a los embates del rosismo, y ahora tendrán que hacerle frente al destino. A este puñado de entrañables criaturas se suma la figura del doctor Diego Varela, un exiliado en Montevideo, que reconstruirá de las ruinas su casa familiar y conocerá el amor como nunca antes.
En esta nueva partida, las cartas traerán tanta fortuna como desdicha a unos y a otros.  El cofre de los secretos se abrirá para dar a conocer la otra historia de Magdalena, que es también capaz de construir sobre las ruinas de su propio corazón.

LA DAMA DE LOS ESPEJOS
Romántica – Histórica
Una noche de 1801, María Josepha Petrona de Todos los Santos, iba a casarse con Diego del Arco. El hombre había sido elegido cuidadosamente por sus padres, los Sánchez de Velazco. Pero ella se rehusó. Apeló al Virrey para evitar un matrimonio que iba en contra de su voluntad y lo logró. Tenía apenas catorce años.
Mariquita Sánchez se convirtió entonces en heroína de su propia historia y guía férrea de su propio corazón. Mariquita traspasó los límites impuestos por la época. Amó los libros, amó la política, amó los salones de su casa donde recibió a intelectuales, poetas, militares, patriotas. Amó a un hombre, Martín Thompson, con quien recorrió el difícil camino de la Revolución de Mayo. Cuando la felicidad le dio la espalda, amó más todavía –con locura, por error y a destiempo. Crió a sus hijos, escribió bellísimas cartas, trató como amigos a los protagonistas de su tiempo. Fue una dama francesa en Buenos Aires. Fue la más porteña de todas las damas del Río de la Plata. Fue una de las mujeres más ricas de la ciudad y fue la rebelde que mendigó un hogar en Montevideo en los años del rosismo.
Mariquita Sánchez vive en las páginas de La dama de los espejos. Del modo en que solo una escritora como Gabriela Margall podía lograr: con el pulso de la época narrado magistralmente con detalles y matices. Muy lejos de la imagen canónica de la dama que prestó su casa para que se entonaran las estrofas del Himno Nacional, aquí vive una mujer que se entregó a la extraordinaria aventura de elegir su destino.

GABRIELA MARGALL
“Nací una lluviosa noche de noviembre, según se relata siempre en las grandes reuniones familiares. En mi familia todo parece ser grande. Gran cantidad de tíos y primos, enormes reuniones navideñas, inmensa cantidad de regalos para los cumpleaños. Y, por supuesto, grandes lectores. Entre ellos, mi madre. Cuando era pequeña, mi madre me compró un entrañable libro llamado Ana la barquera. No puedo olvidar cómo contenía la respiración mientras escuchaba las palabras que ella pronunciaba al leérmelo. Aún tengo ese librito y todavía me quedo sin aliento cada vez que lo tomo entre mis manos. Con ese pequeño, y al mismo tiempo muy importante, incentivo comencé el camino que me trajo hasta este increíble momento de mi vida.
Con los años, aprendí a leer y eso significó aprender a conocer. Leyendo se puede viajar a mundos lejanos y exóticos; leyendo se puede conocer a personajes encantadores y personajes siniestros; leyendo se puede llorar y reír. Y leyendo se puede llegar a vivir una de las historias de amor más atrapantes de la literatura.
Leer a los veinte años Orgullo y prejuicio de la maravillosa Jane Austen fue un dichoso cambio en mi vida. No esperaba encontrarme con tanta pasión y con tanta inteligencia. Quedé tan asombrada con la luminosa personalidad de Elizabeth Bennet y con la fuerza del amor de Mr. Darcy, que inmediatamente quise escribir una historia parecida.
A partir de mis primeros esbozos literarios, descubrí que intentando imitar a alguien, estaba transitando un camino equivocado: me estaba perdiendo a mí misma en aquella imitación. Fue una larga la travesía la que tuve que hacer hasta lograr expresar mi verdadera voz, mis verdaderas ideas y los verdaderos motivos por los que deseaba escribir. Gracias a una amiga, conocí el fascinante mundo de la novela romántica y me convertí en una lectora apasionada (¿sería posible encontrar a alguna lectora que no lo fuera?). Nada me resulta más gratificante que leer una novela romántica en una tarde de lluvia, nada me entusiasma más que descubrir un nuevo tesoro al abrir un libro romántico por primera vez. El amor fue la primera razón que encontré para escribir. El amor hace a la vida hermosa y quería escribir sobre esos sentimientos que nos hacen estremecer.
En mis años de estudio en la universidad, me interesé por la época que en la historia argentina se denomina “del Virreinato” (finales del siglo XVIII y comienzos del XIX) y en especial por una mujer llamada María de Todos los Santos Sánchez, conocida en mi país como Mariquita Sánchez de Thompson. Ella vivió una de las historias de amor más recordadas de la Argentina, al negarse a contraer matrimonio con quien su padre había dispuesto y llegó hasta la justicia y hasta el mismo virrey para defender su amor. Pensé que si había en aquella época mujeres tan fuertes y valientes yo podría escribir, con mi propia voz, novelas que tuvieran lugar en sitios que me resultaran mucho más familiares que la Inglaterra del siglo XIX o el oeste norteamericano y en donde pudiera explicar de una modo mucho más cercano y comprensible la Historia de mi país.

Así fui llegando hasta el día de hoy. Luego de escribir mucho, (¡y de corregir muchísimo!) pude lograr algunos escritos que tenía guardados sin ninguna esperanza de que vieran la luz en forma de libro. Hasta la convocatoria que realizó la editorial argentina Vestales. Desde entonces todo ha sido algo que se parece mucho a un sueño y que no puedo terminar de creer que sea la realidad.”

Comentarios