Novedad Editorial Octubre 2014: MAREA - No Ficción

LA NOTICIA DESEADA
Miguel Wiñazki
Colección Historia Urgente
Comunicación - Periodismo
La segunda edición ampliada y actualizada del libro que cambió el eje de las teorías de comunicación y que impuso un concepto novedoso que hoy manejan todos los periodistas y estudiosos del tema: la noticia deseada, aquella en la que las audiencias eligen creer.
¿Qué pasa cuando la opinión pública rechaza la verdad? Se levanta como un imperio la noticia deseada, la noticia que la opinión pública elige creer. Esta es la audaz hipótesis del filósofo y periodista Miguel Wiñazki, para quien el montaje de la noticia no es un proceso gestado solo por los medios que la emiten, sino también por las audiencias que la desean.
Hace diez años Wiñazki desarrolló esta teoría fascinante e innovadora que explica el comportamiento en apariencia caprichoso de las “tribus masivas” que aceptan ciertas noticias, aunque no haya elementos informativos reales para sustentarlas, y rechazan las que están bien fundadas.
Así como los monjes medievales “veían” fantasmas y amaban sus apariciones, las audiencias de hoy conviven y disfrutan con los fantasmas contemporáneos: Alfredo Yabrán, Ángeles Rawson, Carlitos Menem y los muertos de Malvinas son algunos de los casos más llamativos.

Miguel Wiñazki es escritor y periodista. Miembro de la Academia Nacional de Periodismo, y profesor y licenciado en Filosofía. Es Fellow en periodismo de la Knight Wallace Foundation de la Universidad de Michigan, además de ser miembro del Global Editor Network. Escribió diez libros, entre otros: Ataque de pánico, Periodismo, ficción y realidad, El último feudo, Sobremonte, Moreno, el fuego que inventó la Patria, y la primera versión de La noticia deseada, hace diez años, en Marea. En 2013 publicó La Dueña, junto a su hijo Nicolás.
Es secretario de redacción y jefe de capacitación periodística del diario Clarín, coordina el Máster en Periodismo del Grupo Clarín, la Universidad de San Andrés y la Universidad de Columbia de New York.



Comentarios