Escribe Horacio Convertini: "Como hincha y como escritor". CUENTOS CUERVOS (Planeta).

CUENTOS CUERVOS
Por y para hinchas de San Lorenzo.
Enzo Maqueira, Loyds y otros
Editorial Planeta, 2014


La propuesta me llegó por Facebook a través de Enzo Maqueira. Fue a principios de este año, cuando todavía me duraba el vértigo del campeonato ganado por el canto de una uña (acá no hay metáfora alguna: hablo de una uña de la mano derecha de Torrico en ese tiro agónico que sacó contra Vélez). A Maqueira lo había conocido meses atrás en un micro que nos traía del Festival Azabache de Mar del Plata. Lo primero que supimos el uno del otro fue nuestra condición de fanáticos de San Lorenzo y en el viaje palpitamos por Twitter la goleada 3-0 contra All Boys de visitante. Después nos seguimos cruzando, a veces en el Nuevo Gasómetro, otras en eventos literarios, siempre monotemáticos: el Ciclón y sus circunstancias. Señores: la solidaridad futbolera permite imposibles, como que el muchacho de Electrónica y el veterano de New Pompey terminaran siendo buenos amigos.
Finalmente campeones después de una temporada en el abismo, Maqueira tuvo la idea de reunir a autores hinchas de San Lorenzo para escribir un libro sobre nuestra pasión. No era un tiro a ciegas: decía que editorial Planeta (uuuuy, ¡Planeeetaaaa!) había dado un guiño de interés. Y junto al enigmático Loyds (¿Loyds sería el nombre, el apellido, el apodo?), empezó a reclutar gente como Lee Marvin en "Los doce del patíbulo". La convocatoria, que fue amplia y se propaló en largas conversaciones grupales por inbox (tan largas que muchos abandonaron las conversaciones y el proyecto),  terminó de fraguar al calor de las brasas. El enigmático Loyds abrió las puertas de su baticueva, tiró merca, perdón nerca, a la parrilla y definimos el once titular por prepotencia de chimichurri. Una cláusula surgió como innegociable: las regalías del libro serían donadas al Fideicomiso por la Vuelta a Boedo.
La espera fue larga como todas las esperas y la carabela de "Cuentos Cuervos" estuvo varias veces a punto de naufragar en las borrascas de la Libertadores. No nos lo dijeron pero ni falta que hacía: si Piatti no metía el tercero contra Botafogo, si Torrico no atajaba dos penales contra Gremio¡Planeeetaaaa! hubiera apretado el botón de eject. Pero ganamos la Copa, el mundo hizo plop y los pasos aletargados del gigante editorial se volvieron frenéticos. Rápido, ya, los textos, el contrato, las firmas, a la cancha, perdón, a las librerías.
No voy a reseñar, por decoro,  una antología de la que formo parte. Pero digo que me siento feliz de integrarla, como hincha y como escritor. Ver mi nombre junto al de Soriano es un sueño. Y leer los textos de mis compañeros me ha llenado de infinito placer. Cuando yo era chico un cantante pachanguero solía dedicarles merengues y rumbas a los equipos argentinos que salían campeones cada año. El tipo estaba en su ocaso y trataba de seguir a flote aferrándose parasitariamente a la alegría futbolera. No es el caso de "Cuentos Cuervos". El libro es una pieza de buena narrativa con todo lo que eso significa.
Un pensamiento a modo de epílogo: el sanlorencismo (sobre el que reflexiona Cristian De Nápli en "Cantar") se forja en el dolor, en las derrotas, en la descarnada certeza de que el viento de la historia soplará contra nosotros más de una vez, sin piedad. Surge de todos los relatos de "Cuentos Cuervos", aun de los que merodean el éxtasis pasajero de la victoria. Es, acaso, la impronta fatal de nuestro primer nombre, los Forzosos de Almagro, que tal como cuenta Soriano en el bonus track del libro, fue idea de un pibe que murió de tifus a los 16 años. La gloria nunca nos caerá de arriba. Siempre habrá que ir a buscarla con templanza, con aguante, con la consciencia plena de que puede negarse. Por eso, estoy convencido de que si Piatti Torrico no hubieran hecho lo suyo en la Copa, "Cuentos Cuervos" hubiera salido igual, tarde o temprano. Tal vez sin ¡Planeeetaaaa!, pero con nosotros.

Sinopsis
“Acabo de leer el libro. Me encantó: son historias de cancha, de pasión, de amor. En muchas partes me emocioné, en otras deliré de alegría y en otras me puse melancólico. Son todos cuentazos y en ellos la pasión viene desde la cuna o desde la niñez o desde la adolescencia. Siempre hay una amistad en el medio o una relación familiar, muchas veces un padre. El libro se lee de una sentada, hay cuentos de todo tipo: costumbristas, realistas, delirantes, raros. En todos nos abriga el amor por el glorioso Ciclón de Boedo, hoy más glorioso que nunca”. Damián Ríos.

Cábalas (prólogo). Damián Ríos.
Una autobiografía afectiva. Carlos Battilana.
El relator. Fabián Casas.
Sosita. Horacio Convertini.
Siete. Santiago Craig.
El Urso. Luciana De Luca.
Cantar. Cristian De Nápoli.
La Copa de Papá. Loyds.
Hacha Brava. Marcelo Luján.
El estallido. Enzo Maqueira.
Mi viejo, mis hijos y yo. Diego Paszkowski.
Las mil y una noches. Carlos Santos Sáez.
El nacimiento de San Lorenzo (bonus-track). Osvaldo Soriano.

Autores













Comentarios