Novedad Editorial Enero 2015: EDICIONES CONTINENTE - No Ficción

MANUAL DE ZONCERAS ECONÓMICAS
Andrés Asiain
Prólogo de Alfredo Zaiat
Economía
Las zonceras reemplazan al razonamiento por consignas repetidas incesantemente desde los multimedios de la comunicación hasta convertirlas en lugares comunes del pensamiento social. Mareados por el bombardeo mediático, los argentinos perdemos noción de la posición que ocupamos en la sociedad y, por consiguiente, de cuáles son nuestros intereses. Repetimos con un dejo de suficiencia ciertas frases que escuchamos en boca de algún periodista, sin percatarnos que el mensaje que se desprende de ellas va en contra de nuestra víscera más sensible: el bolsillo. Pero el daño producido por las zonceras no se circunscribe a nuestro bolsillo. Especialmente cuando se vuelven masivas y azonzan a las mayorías. En ese caso, la suma de los bolsillos de los azonzados se transforma en la propia economía nacional. Por ello, la zoncera sirve sólo a ciertos sectores minoritarios de la sociedad que se benefician de la desorientación de las mayorías. En forma de trabalenguas, es el sentido común creado por quienes se benefician del común, impidiéndole usar su propio sentido.


Andrés Asiain es un joven economista heterodoxo egresado de la Universidad de Buenos Aires, donde se desempeña como profesor. Militante de las causas nacionales y populares, trabaja incansablemente por hacer comprensible los asuntos económicos al común de los mortales. Desde ámbitos como la cátedra nacional de Economía Arturo Jauretche —de la que fue uno de sus fundadores allá por el año 2004— o desde el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz —que actualmente dirige—, produce grandes cantidades de materiales de índole técnica y de divulgación; dicta conferencias y seminarios; brinda asesoramiento a organizaciones sociales, sindicales, políticas y empresariales. También participa en medios gráficos, radiales y televisivos, donde más de una vez ha cortado con el filo de sus argumentos a los referentes de la ortodoxia económica.



Comentarios