LOS ELEGIDOS: La nueva aventura de Samuel Hamilton, el sagaz periodista creado por William C. Gordon.

LAS ESFERAS DEL PODER
William C. Gordon
Novela Negra
DEBOLS!LLO, Abril 2015


Samuel Hamilton tendrá que enfrentarse a seres despreciables obsesionados con el poder y el dinero, y que no dudan en eliminar a todo aquel que se entrometa en sus asuntos.
La historia se desarrolla en San Francisco y sus alrededores en el año 1963. Era finales de septiembre y el día había comenzado como cualquier otro. Sambaguita Poliscarpio, director de operaciones de Conklin Chemical, hablaba con su jefe, Chad Conklin, sobre las entregas que tendrían ese día. La del mediodía era la más importante y aún no estaban preparados, por lo que Conklin impulsa a Poliscarpio a ponerse manos a la obra para limpiar el tanque contenedor donde recibirían los químicos. El director intenta advertir a su jefe que no sería posible tenerlo listo para el mediodía y que sería peligroso ya que el tanque estaba repleto de gases tóxicos. Sin embargo, Conklin no escucha razones y todo termina en una debacle: las máscaras de oxígeno estaban vencidas por lo que los dos trabajadores que bajan a limpiar están sentenciados. Uno de ellos, Carlos, muere. El otro, Roberto, que es su hermano, logra sobrevivir aunque está muy grave. 
El primero en llegar es Samuel Hamilton, un periodista de renombre en el ámbito criminal que había construido su fama investigando el supuesto suicidio de un amigo suyo, que resultó ser un importante caso de asesinato y contrabando en China town. Gracias a esto tiene contactos con la policía. Es íntimo amigo del Teniente Bernardi, detective de Homicidios de San Francisco, lo que le permite ser siempre el primero en llegar a las escenas del crimen. Paralelamente, Samuel está investigando unos extraños sucesos ocurridos en Chinatown, donde Melody y el señor Song, un herborista muy respetado por su comunidad, lo ponen al tanto de la situación. Hasta el momento, veintiún ancianos del barrio han muerto inesperadamente sin la menor razón aparente. Gracias a la ayuda de Samuel logran descubrir que todas las víctimas tomaban agua embotellada de la misma marca y que esta contenía grandes cantidades de arsénico, capaces de matar a cualquier que la bebiera. En medio de todo este caos muere Grace Conklin, la esposa de Chad Conklin, el dueño de la Conklin Chemical. Su padre, Jim Abernathy, queda destrozado y se pone en contacto con Samuel para que le ayude a encontrar al culpable. Este, que se ha tomado el caso como un asunto personal, no descansará hasta que encajen las piezas del puzle. A cada paso se va adentrando en una compleja trama de corrupción en la que se ve involucrada una de las más altas y más sagradas esferas del poder: la justicia. Tendrá que enfrentarse a seres despreciables que mienten sin tapujos, a hombres obsesionados con el poder y el dinero, y que no dudan a eliminar a todo aquel que se entrometa en sus asuntos.

William C. Gordon estudió literatura inglesa en Berkeley, California. A pesar de que su objetivo final era convertirse en abogado, o escritor, sirvió en primer lugar en el ejército de Estados Unidos, como teniente, antes de la debacle de Vietnam. Al regresar, entró en el Hastings College of Law, al tiempo que comenzó a colaborar en proyectos relacionados con el deporte para niños de 4 a 8 años. Ejerció como abogado civil, trabajando para la comunidad como activista en casos de inseguridad laboral de mujeres hispanas.
Es el autor de varias novelas de suspenso que tienen a Samuel Hamilton como protagonista, entre otras, Duelo en Chinatown, El rey de los bajos fondos, El enano, y Vidas rotas, todas ellas publicadas en Debolsillo en Argentina.

Para más información sobre el autor visitá: http://williamcgordon.com


Comentarios