RESEÑA NE. POSTALES DE RÍO de Martín Doria: el infierno existe, y además está cerca.

POSTALES DE RÍOpostales de rio
Martín Doria
Colección Tinta Roja
EDUVIM, 2012
Finalista del Concurso de Novela Negra Festival Azabache 2012
RESEÑA
¿Quieren leer novela negra? ¿Son de los que escuchan “conurbano” y “crisis del 2001” y creen que ya leyeron todo? Si es así, me atrevo a decirles que están equivocados. De manos de su autor; Martín Doria, me llegó Postales de Río, una novela publicada por Eduvim muy bien editada pero que lamentablemente no tiene buena difusión, así que traten de leerla y contarle a otros si les gustó, porque vale la pena y no es una novela más.
El viaje que Doria propone a la crisis más reciente es, por decirlo de algún modo, fuerte y excelentemente descripto. Con un lenguaje muy culto y sin vueltas, la historia arranca en un hospital público del conurbano cercano a una villa en la que no hay lugar para la mística ni la leyenda: el hambre y la muerte acechan todo el tiempo y los personajes que deambulan por allí son, según palabras del autor, moribundos crónicos. El protagonista es un médico, Franco Luna que está en sus cuarenta y tantos y que lleva 20 años de hospital. El hastío ha ido carcomiendo su vocación, su familia, su carácter y busca desesperadamente algo que le devuelva el alma, ya sea la cocaína o una relación con una jovencita que representa casi casi el camino a su infierno. Esa relación lo lleva a mezclarse con lo más oscuro de la criminalidad y su vida cae en slow motion mientras ocasionales pantallas de televisión muestran una caída similar del país entero, como signo de lo inevitable de su destino.
El autor es médico y se nota: no sólo conoce el lado B de las largas noches de hospital; también describe las heridas que se amontonan en esa marginalidad con precisión. No abunda en adjetivos innecesarios, relata lo que sucede, lo que ve y lo que se siente. En medio de ese cuadro, se desarrolla una intensa trama policial que tiene a Luna en el centro. Y se ve que Doria también conoce de zonas oscuras: sus criminales son seres rotos, sin esperanza de redención alguna y la desesperación con que Luna intenta salvar su alma, también rota, es estremecedora y palpable.
Negra y brillante a la vez, Postales de Río es una gran novela que honra al género negro.
SINOPSIS
Todavía se repite y mucho el sonsonete de que la realidad supera a la ficción. Cuando acabé de leer Postales de Río supe que, ahora sí, tenía con qué darle a ese lugar común que reniega de las cloacas en las que el amor se revuelca, despedaza y devora los cuerpos, y sobre las que sólo la mejor literatura echa su luz cenital, dinamita toda penumbra.
Luna es un médico de madrugadas violentas, de gritos amordazados, de muertos en pie que claman por ser amados. No baja a los infiernos para encontrarse a sí mismo –sabe que es imposible– sino para alejarse de la certeza del vacío.
Con tenebrosa belleza, Martín Doria nos cuenta una historia de amor. Conmueve, arrebata, sofoca y enciende los fuegos necesarios, tensa la vigilia del lector hasta transformar a esta desolada crónica urbana en un viaje al fin de la noche del que Cèline no habría renegado.
Guillermo Orsi

Sobre el autor:
Martín Doria nació en Barranquilla, Colombia en 1973. Es médico y escritor. En 2007 su novela doriaDiciembre mereció la primera mención en l IV Congreso Internacional de Médicos Escritores. El mismo año recibió el segundo premio del certamen nacional Premio Osvaldo Soriano por la novela Quemado. En 2010 La extranjera ganó en Colombia el Premio de Novela Manuel Zapata Olivella. Su obra El lector de policiales fue finalista del Premio Nacional de Novela Corta de la Universidad Central (Colombia, 2010). Ese año también participó por Argentina en el III Virtuality Literario de Hispanoamérica UNAM/ALFAGUARA.
Ha publicado cuentos en diversas antologías de premios nacionales e internacionales.
Vive en Buenos Aires.
R.Zcuadrado LOGO

Comentarios