Capital Intelectual ahora es Clave Intelectual + Novedades

La editorial que conoc√≠amos como Capital Intelectual informa que, en la b√ļsqueda de iniciar una nueva etapa en su historia tras la fusi√≥n con otros sellos conocidos, cambia su nombre y seguramente prepara sorpresas para su cat√°logo: Aqu√≠ la carta de su Director:


Desde su fundaci√≥n hace m√°s de dos d√©cadas alrededor de “Claves para todos”, la colecci√≥n dirigida por Jos√© Nun, Capital Intelectual busc√≥ promover y divulgar el pensamiento cr√≠tico en sus diferentes facetas. Con el tiempo, la editorial se fue consolidando como un sello de referencia en materia de pol√≠tica, econom√≠a y temas internacionales.


Nuevas generaciones de autores argentinos, como Andrés Malamud, Martín Rodríguez, Pablo Touzon, Fernando Rosso y Florencia Angilletta, entre muchos otros, se incorporaron a un catálogo que también fue sumando traducciones, de Robert Darnton y Albert Hirschman a Noam Chomsky y Bernie Sanders, junto al abordaje de temas inesperados (las relaciones entre feminismo e islam o el impacto del capitalismo en la alimentación, por ejemplo), y una especial dedicación a los temas internacionales, los impactos de la globalización y las transformaciones geopolíticas, con libros de Pedro Brieger, Ezequiel Kopel, Esteban Actis y Gustavo Girado, entre otros. Todo esto fue conformando un catálogo amplio y vivaz, profundo y a la vez muy conectado con la coyuntura.


Un a√Īo y medio atr√°s, Capital Intelectual anunci√≥ la adquisici√≥n del paquete mayoritario de acciones de Siglo XXI M√©xico y Argentina, una editorial que combina la riqueza de su tradici√≥n con una enorme potencia actual. Tambi√©n comunicamos que Carlos D√≠az, hasta entonces director de la filial argentina, se convertir√≠a en director general. Con ello, concretamos un encuentro casi natural entre Siglo XXI y los sellos editoriales del Grupo Insud: Capital Intelectual y su filial espa√Īola, Clave Intelectual, Le Monde diplomatique y Review. Revista de libros. Y desde diciembre estamos trabajando todos juntos en la hist√≥rica sede de Siglo XXI en la calle Guatemala.


El motivo de este mensaje es contarles que a partir de ahora Capital Intelectual cambiar√° -sutilmente- de nombre, y comenzar√° a denominarse Clave Intelectual, que es como nos llamamos en Espa√Īa. Los motivos son dos: unificar la marca, cosa que hasta el momento no pod√≠amos hacer por cuestiones legales, y subrayar el trabajo conjunto que venimos realizando con Santiago Gerchunoff, director de Clave Intelectual en Espa√Īa.


Confiamos en que lectores, autores, periodistas y libreros nos sigan acompa√Īando.



José Natanson

Director Insud Editorial


NOVEDADES 



HISTORIAS SECRETAS DE LOS MUNDIALES

ALEJANDRO FABBRI

3ª edición ampliada


En momentos de intensidad mundialista y a horas de que Argentina juegue una final so√Īada en Qatar, esta nueva edici√≥n ampliada de Historias secretas de los mundiales confirma su lugar de cl√°sico de la literatura futbolera, una mirada cercana pero cr√≠tica, y profundamente argentina, de la historia de los mundiales. Con un estilo √ļnico, que revela un gran conocimiento de la historia y una sensibilidad singular para recordar y contar, Alejandro Fabbri recupera situaciones, analiza auges y ca√≠das, revela las presiones pol√≠ticas y la corrupci√≥n, y pinta personajes de novela. El boicot al primer mundial, disputado en 1930 en Uruguay, por pa√≠ses europeos que se quejaban del fr√≠o polar de Sudam√©rica, el caso del jugador austr√≠aco que humill√≥ a los nazis (y al poco tiempo apareci√≥ muerto junto a su mujer en un misterioso accidente), el triunfo de la selecci√≥n argentina en el 78 (“El mejor t√≠tulo en el peor momento”), la maldici√≥n de Brasil cuando fue local y sus derrotas frente a Uruguay y Alemania…


Todos estos sucesos y muchos m√°s hacen de este libro una herramienta indispensable para entender a trav√©s de la historia la cara y contracara de los mundiales de f√ļtbol.




CUANDO EL PODER PERDI√ď EL JUICIO


LUIS MORENO OCAMPO


El 22 de abril de 1985, la sociedad argentina enfrent√≥ sus fantasmas. Comenzaba el Juicio a las Juntas. Se iban a juzgar las atrocidades de la dictadura pero hab√≠a temores de una restauraci√≥n militar. Los todopoderosos comandantes, que hab√≠an gobernado a sangre y fuego durante casi seis a√Īos, se sentaban en el banquillo de los acusados.

Protagonista, junto a un pu√Īado de funcionarios judiciales, de aquel suceso hist√≥rico, Luis Moreno Ocampo cuenta en este libro lo que aprendi√≥ como fiscal adjunto. Analiza las pruebas y nos recuerda algo fundamental: los acusados gozaron del derecho a defenderse, el mismo que le hab√≠an negado a sus v√≠ctimas.

En Cuando el poder perdi√≥ el juicio, Moreno Ocampo vuelve al rol fundacional del Juicio a las Juntas y lo sit√ļa en el contexto actual. ¿Hacia d√≥nde vamos? ¿Cu√°les son las alternativas? ¿La Argentina del 76 o la Argentina del 85? ¿Hay que tratar a los violentos como criminales y juzgarlos con todas las garant√≠as o como enemigos que no tienen ning√ļn derecho? Es, como dice el autor, una cuesti√≥n de vida o muerte.



¿SE PUEDE SEPARAR LA OBRA DEL AUTOR?

GIS√ąLE SAPIRO

¿Es leg√≠timo proyectar sobre una obra los comportamientos censurables o las aberraciones ideol√≥gicas de un creador? ¿Tendr√≠a que hab√©rsele retirado el Premio Nobel a Peter Handke por la posici√≥n que adopt√≥ durante la guerra de la antigua Yugoslavia? ¿Merec√≠a Roman Polanski el reconocimiento del cine franc√©s a pesar de las acusaciones de violaci√≥n y abuso sexual que pesaban sobre √©l? ¿De qu√© manera empa√Īa la obra de Martin Heidegger su compromiso con el nazismo? ¿Son dignos de alg√ļn tipo de honor literario autores tan pol√≠ticamente viscosos como Charles Maurras o Louis-Ferdinand C√©line?

En ¿Se puede separar la obra del autor?, Gis√®le Sapiro –disc√≠pula de Pierre Bourdieu y una de las acad√©micas m√°s reputadas de Francia– se sumerge en el espinoso asunto de las relaciones entre la moral de un autor y su obra y, con pluma amigable y una notable claridad expositiva, analiza el caso de diversos escritores y artistas para tratar de esclarecer cu√°ndo y bajo qu√© condiciones puede resultar admisible que una obra quede manchada por las posiciones de quien la ha creado.

PARA VER OTROS T√ćTULOS, CLIC AC√Ā






Comentarios

Entradas populares